Cómo hacer una web responsive: consejos para adaptarte a diferentes dispositivos

¡Comparte este artículo!
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Saber cómo hacer una web responsive puede cambiar por completo los resultados de tu negocio. Así de sencillo. Una web adaptada a todos los dispositivos significa más visitas, mejor posicionamiento, más permanencia de los usuarios y, por supuesto, más conversiones y ventas. 

Son todo ventajas, y aun así, es un tema que a menudo se olvida. En un mundo centrado en las necesidades del usuario, aspectos como este no son detalles que se puedan quedar en el tintero. Y es que cada vez usamos más los móviles y menos el ordenador para entrar en internet. Si no, fíjate en cómo y para qué usas el móvil (¡para todo!).

¿Qué es una página web responsive?

Una web responsive es una técnica de diseño adaptativo. Esto es, que busca la correcta visualización de un sitio en distintos dispositivos, usando diferentes recursos para redimensionar y colocar los elementos de la web de manera ordenada y atractiva en cualquier tamaño.

Los pilares fundamentales del diseño responsive son:

  • Utilizar contenido e imágenes fluidas que se adapten a cada dispositivo.
  • Ahorrar tiempo en el diseño (un solo diseño que se adapte a cualquier pantalla).
  • Evitar los contenidos duplicados.
  • Facilitar compartir información gracias a la posibilidad de crear conexiones con las redes sociales.

¿Por qué debería hacer mi web responsive?

¿Cuántos dispositivos diferentes tienes en casa? Un portátil, un ordenador de sobremesa, un móvil, la tablet, etc. Sea como sea, la verdad es que ya no nos conformamos con una sola pantalla en casa. Por eso, si tu sitio web no tiene instrucciones de mostrar algo diferente, se verá igual en el ordenador que en el móvil, y dada la diferencia de tamaño, imagínate que desastre. Por si todavía no estás convencido, te doy tres grandes y poderosas razones para cuidar tu web y hacerla responsive.

  1. Ayuda a las ventas

Cada día más personas se animan a comprar desde dispositivos móviles. Este cambio en nuestros hábitos es tan importante que hasta los e-commerce han tenido que hacer su web responsive. También puedes desarrollar una aplicación específica pero es una alternativa cara y no siempre es necesaria. 

  1. El centro es el usuario

El origen mismo del diseño web responsive reside en la experiencia del usuario. Estas prácticas se fundamentan en que las personas siempre se van a decantar por aquellos sitios que les proporcionen una mejor experiencia. Hacer una web adaptada permitirá que se sientan cómodos al navegar por ella.

Ganar visibilidad

Por último, y no menos importante: el SEO. Hacer una web responsive hace que el sitio esté optimizado y la velocidad de carga sea más rápida. Y, por lo tanto, el rey Google lo creerá digno de aparecer en los primeros puestos.

En cambio, si detecta que no tiene un diseño para móviles o no es adaptable, decidirá no mostrar tu sitio en los resultados de búsqueda. Esto afectará a la cantidad de visitas web que recibas, ya que de media, más del 60% de los usuarios accede a internet desde un smartphone.

¿Cómo hacer una web responsive?

Mira, no voy a mentirte, hacer una web responsive no es supersencillo pero tampoco imposible. La cuestión es que hay que diseñarlo bien e ir comprobando constantemente tanto el formato como el contenido en los diferentes dispositivos. Hay ciertos puntos principales a tener si quieres saber cómo hacer una web responsive.

Usa temas responsive

Si has creado tu web en WordPress, lo más probable es que no tengas problemas, ya que, por lo general todas las plantillas son responsive. Quiere decir que son capaces de detectar el tamaño de cada pantalla y adaptar el contenido para que se vea de forma correcta en los distintos dispositivos. Ya lo sabes, creo que usar un buen tema es muy importante y suelo recomendar Generate Press, pero hay opciones para todos los gustos. 

Diseña en patrón mobile-first

Es mejor empezar a diseñar para móviles y luego añadirle otras características específicas de la versión de ordenador que hacerlo al revés. Con esto evitarás sobrecargar el sitio y también los problemas de adaptación a las diferentes pantallas. Además, por la variedad de dispositivos que existen, es importante tener tamaños de contenidos fluidos para asegurarnos que algunos usuarios no se queden sin ver el sitio de forma correcta.

Que todo sea visualmente escaneable

Escribe textos con titulares atractivos y buen tamaño de fuente; usa subtítulos para organizar la información; coloca imágenes entre párrafos. Estos consejos ayudarán en la experiencia de lectura y escaneo visual desde cualquier soporte. Cuida que el contenido multimedia también responda bien. Para eso puedes configurarlo desde WordPress o usar un plugin que los haga responsive.

Usa las Media Queries

Personaliza los estilos CCS usando las reglas de ancho mínimo y máximo. Aplicar las Medias Queries hará que el contenido sea adaptable cuando, por ejemplo, la ventana del navegador sea inferior o superior a la anchura especificada. También puedes usar código para ocultar contenido que no es necesario que se muestre en los dispositivos portátiles y asegurarte de que tus imágenes sean adaptables a los distintos soportes.

Incorpora formularios mobile friendly

Comprueba que tengan el tamaño suficiente para no tener que hacer zoom desde el smartphone. Si generas trabajo extra, nadie querrá dejar su email en tu formulario de contacto –así de perezosos nos hemos vuelto en la era digital–.

Revisa y prueba de forma constante

Con Google Analytics puedes saber qué tipos y modelos de móviles se utilizan para visitar tu web. Esto te permitirá contemplar más posibilidades. Te recomiendo que revises de forma constante que tu web continúa siendo responsive para la mayoría de los dispositivos.

Página web responsive: ejemplos de errores que deberías evitar

Ya tenemos lo que hay que hacer. Ahora pasemos a lo que no hay que hacer.

  • No optimizar las imágenes. 

Si te saltas este paso disminuirá la velocidad de carga de tu sitio y tendrás problemas con el SEO on page. Puedes utilizar plugins y otros recursos que facilitarán el trabajo.

  • Ignorar las características de los distintos modelos de dispositivos móviles.

Si no intentas que tu sitio se adapte al mayor número de tamaños de pantalla, pierdes oportunidades. Simple y claro.

  • Usar demasiados recursos.

Soy una pesada con la velocidad de carga, pero es que es importantísima. A más contenido multimedia utilizado más tiempo de respuesta y más tasa de rebote. Para que nos entendamos, tu visitante se cansa de esperar y se va. 

  • Abusar de la cantidad de librerías JavaScript.

Esto puede ralentizar tu sitio en dispositivos móviles, y aunque quede genial en el ordenador, te perderás gran parte del público que usa portátiles.

Adaptación es optimización

Ya sabes cómo hacer una web responsive y por qué es importante para tu negocio. No hay tiempo que perder, de nada sirve tener presencia en internet y no cuidar los detalles, porque ¿para qué tener un escaparate al que nadie llega?

Te invito a que aprendas a usar estos recursos y si necesitas ayuda, no dudes en preguntarme y vemos juntos qué necesitas. Lo importante es que ahora ya sabes de qué va esto y el alcance de una web responsive. En ocasiones no es tan importante saber la manera de ejecutarlo (o de llevarlo a cabo), sino de ser consciente de que realmente lo necesita tu negocio para crecer.

Cuéntame, ¿has probado tu sitio web en diferentes dispositivos?

¡Valora este artículo!
(Votos: 1 Promedio: 5)

Deja un comentario