Cómo unificar diseño web y SEO de forma fácil

¡Comparte este artículo!
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

La apariencia externa es lo primero que siempre miramos tanto en una persona, como en cualquier otro ámbito de la vida. Te preguntarás, ¿qué tiene esto que ver con el diseño web y el SEO? Pues mucho, más de lo que te imaginas. Para explicarme mejor, digamos que el diseño web sería como la fachada de un edificio, y el SEO su estructura interna, sus cimientos, sus tuberías, su cableado… De nada sirve que un edificio sea bonito, si por dentro no está bien cimentado o todo su entramado no funciona correctamente. Al final dará problemas o acabará derrumbándose.

Pero, no te alarmes. Evidentemente tu negocio no se vendrá abajo si tu página web no cumple una serie de requisitos, pues hay otros muchos factores que intervienen. Sin embargo, si estos no están cuidados, es posible que influyan en los resultados que esperabas.

El diseño web SEO: un vínculo necesario

Sí, el diseño web y el posicionamiento SEO están más relacionados de lo que la mayoría de las personas se imaginan. Así que cuando pensemos en el diseño de nuestra web tendremos que hacerlo también en el SEO. Y si ya tienes una, no te preocupes, porque también hay solución. Casi todo en esta vida la tiene, o eso dicen… Pero sí, en este caso se puede deshacer el entuerto. Ahora bien, debes ponerte en manos de alguien que sepa lo que está haciendo. Porque no es tan sencillo como parece. Es necesario saber algo o, más bien bastante, del tema.

No obstante, para que te sea más fácil de entender tanto si ya dispones de una web como si quieres empezar a desarrollar una, te voy a plantear una serie de preguntas. Según cómo las vayas respondiendo sabrás si realmente el SEO y el diseño web se complementan bien en tu página o cada uno marchan por caminos opuestos, o si estás realizando el planteamiento adecuado en el caso de que quieras emprender un nuevo diseño web con SEO.

¿Tu web tarda demasiado en cargarse?

Si la respuesta es afirmativa, mal asunto. Ya no solo porque esto espanta a los usuarios, sino porque precisamente Google valora la velocidad de carga, porque sabe que los internautas carecen de paciencia. Si una web no va rápida, lo más probable es que salgan de ella y, además, lo hagan bastante enfadados.

Por lo tanto, este es un punto fundamental y aquí el diseño web tiene mucho que ver. Es probable que las imágenes se hayan subido con un tamaño inadecuado. Si estas pesan mucho, ralentizan el tiempo de carga y esto perjudica la velocidad, toca revisarlas.

También deberás evaluar otros aspectos como el uso de muchos plugins en el diseño; si hay demasiados pop ups o has contratado un hosting demasiado lento.

¿Cómo es el contenido de tu página web?

Aquí tienes que plantearte cómo has estructurado el contenido en cada una de las páginas. Es cierto que a los usuarios les llama más la atención, en un primer momento, una fotografía o un vídeo, pero y ¿a Google? No olvides que este buscador, mal que nos pese, es el que manda. Y si buscas un buen diseño web y posicionamiento SEO correctos, deberás saber qué es lo que quiere el “rey”, te guste o no.

Para posicionar tu web, Google necesita texto, pues lo que hace es “leer” en su código de qué va tu negocio online. Y para ello se lo tenemos que contar mediante palabras. Necesitarás saber qué keywords quieres posicionar e introducirlas, para que tanto el buscador como cualquier persona que entre en tu página sepa qué es lo que haces.

De este modo, es más probable que aparezcas en las búsquedas. Con el tiempo y otra serie de estrategias, podrás acabar apareciendo en las primeras posiciones.

¿Utilizas bien los encabezados?

A su vez, el contenido debe estar estructurado según una serie de encabezados o headings, que se clasifican en H1, H2, H3… Esto es fundamental si buscas un diseño web con SEO, pues le estamos indicando a Google cuál es el contenido al que damos más importancia a la par que los jerarquizamos. Todo ello ayuda de nuevo al rastreo e indexación de la web.

La colocación de los headings es también un factor clave. Es decir, tienen que seguir un orden coherente. Si pones un H3 después de un H1, sin colocar un H2, entonces estarás desperdiciando la relevancia que aporta este encabezado, el H2, que como es lógico supera al H3. Así restas el poder que tiene para posicionar una palabra clave y esto repercute en el posicionamiento. Al escribir en tu blog o redactar los textos de tu web, es vital que pienses bien en los encabezados.

¿Tu web se ve bien en cualquier dispositivo?

Que si móvil, table, portátil u ordenador de mesa. Tenemos pantallas para elegir y a la hora de diseñar nuestra web esto no se nos puede olvidar. Tu futuro cliente puede entrar a tu página desde cualquier tipo y tamaño de pantalla y esta tiene que estar preparada para recibirlo de la mejor manera posible. Tener una web responsive es básico, y es que si no la tienes estarás ahuyentando a posibles compradores. Eso Google lo sabe y lo tiene en cuenta.

¿Tienes pocos enlaces internos?

Por si no lo sabías, la escasez de enlaces internos puede perjudicar al posicionamiento, por lo que a la hora de diseñar tu web estos deben estar presentes. Para que entiendas este punto, lo que debes saber es que cuando Google hace el rastreo de un site tiene en cuenta las URLs o enlaces que hay en el mismo. En definitiva, va buscando los enlaces que lo configuran, y esto facilita el trabajo del buscador a la hora de rastrear.

¿Por qué este tipo de enlaces te ayudan también a posicionarte? Porque podrás utilizar palabras claves en el anchor texto –el texto que contiene el link– para las páginas de destino. Al mismo tiempo, estarás favoreciendo que el internauta navegue más por la página e impedirás que aumente la tasa de rebote, esto es, a que la abandone rápidamente. De igual modo, puede incrementarse el número de páginas que visita.

Conclusión: SEO y diseño web forman un todo

¿Ves como todo tiene solución? Solo haciendo esta primera revisión y los ajustes necesarios, ya tendrás un diseño web SEO mejor configurado. De la misma manera, si partes de cero, deberás tener presentes todas las preguntas que te he planteado. Con un poco de paciencia y fijándote en los detalles conseguirás que tanto la fachada como el interior de tu página web sean un todo que contribuya a obtener tus objetivos en la red.

¡Valora este artículo!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario