fbpx

Quién soy

y cómo puedo ayudarte

Soy Beatriz Calvo

Diseñador web WordPress
y mamá emprendedora

Mi olor favorito es el olor a leña quemada en la chimenea.

Hay olores que te trasladan a lugares y hacen que tu imaginación vuele.

Cada vez que huelo a chimenea me traslado a la casa de mis abuelos, donde pasé muchos meses de mi infancia, al calor de un buen fuego.

Con el paso del tiempo y por circunstancias de la vida, he dejado de ir a aquella casa de mi infancia, pero no he dejado de amar el olor leña.

Aunque luego te seguiré hablando de mis olores favoritos. Ahora te hablaré un poquito de mí, que para eso estás en esta página.

Antes de nada, debes saber que no tengo ni un título ni una carrera de diseño web. Soy autodidacta y aprendí a base de prueba y error. Con esto no pretendo ni mucho menos desprestigiar a los que están titulados. Simplemente quiero avisarte de ello, por si es un problema para ti. En ese caso puedes dejar tu lectura aquí.

Mi intención no es ni mucho menos venderte humo. Mi misión y visión de la vida tampoco es llenarme los bolsillos con tu dinero. Simplemente quiero tranquilidad. Me gusta la tranquilidad porque me considero una persona tranquila. Y resulta que el dinero no da la felicidad, pero da tranquilidad.

Así que me dedico a vender algo más que páginas web. Vendo negocios digitales estratégicos para emprendedoras valientes y comprometidas.

Esta es mi pasión y me encanta que sea mi trabajo.

¿Pero por qué te cuento todas estas cosas?

Pues porque el olor a leña quemada en la chimenea es mi olor favorito de invierno.

Cada vez que puedo viajo al pueblo de mis abuelos. Allí tengo mis raíces y quiero que mi hijo tenga una infancia tan feliz como la tuve yo.

En el pueblo de mis abuelos hay ciertas compañías telefónicas que no tienen cobertura. La mía concretamente no tiene. Internet llegó hace pocos años y la fibra se perdió por el camino.

El caso es que cuando voy al pueblo, voy de vacaciones. Pero de vacaciones anti tecnología, porque es imposible hacer nada.

Entonces me pongo a coser a punto cruz.

Total, que en 2018 decidí dejar mi trabajo para emprender y ser Freelance, ganarme la vida con WordPress, con mi ordenador y con Internet.

Me suscribí a un montón de referentes (muchos vende humos, por cierto) que tenían los siguientes mensajes vacíos:

  • Emprender es muy bonito.
  • Emprender te empodera.
  • Puedes vivir la vida de tus sueños.
  • Puedes tomar las riendas de tu vida.

Y mil mensajes más que habrás leído y oído.

Sí, emprender mola, pero las horas que metes de curro son el triple que cuando estás trabajando por cuenta ajena.

Ahora, emprender mola porque puedes ganar más dinero que trabajando para otros,  puedes conciliar, puedes cogerte libre cuando necesites y puedes ir a los teatros de tus hijos.

Por esa parte sí compensa. La familia es lo primero.

El único mensaje cierto de todos los que leí, es que puedes gestionar tus horarios.

¿Por qué decidí emprender?

Por muchas cosas, pero sobre todo porque estaba cansada de mi situación laboral, la cual no considero que fuese justa, pero esa ya es otra historia. Una historia de película, por cierto.

Si quieres que te cuente en persona cuál fue la razón principal, mejor te dejo la entrevista que me hizo Cristina, de autenticacreativa.com y de paso puedes ponerme voz y cara.

Más personal

Ahora ya sabes a qué me dedico y cómo es mi manera de pensar. Pero si quieres conocerme un poquito mejor y cotillear sobre mis gustos personales, te invito a leer esta página en la que te cuento  no una ni dos, sino 18 cosas más sobre mí.

En resumen

Adoro el pueblo de mis abuelos. Tener pueblo está guay.

Soy diseñadora web y me encanta mi trabajo.

Me gusta el olor a leña quemada.

Me apasiona el punto de cruz.

Me gusta la tranquilidad, estar calentita y trabajar desde casa sin tener que desplazarme varios minutos o kilómetros hasta mi lugar de trabajo.

Y en verano también me gusta el olor a tierra mojada.

Qué puedo hacer por ti

Puedo hacer muchas cosas, coserte un cuadro a punto de cruz o montarte un negocio digital. Lo segundo es más divertido y es lo que más me apasiona.

Como te dije antes, no solo diseño páginas webs, también elaboro una estrategia para que tu negocio digital empiece a funcionar.

A mis clientas las mimo mucho, porque ellas son el motor de mi negocio. Por eso:

  • Me implico al 100% con cada proyecto como si del mío propio se tratase.
  • Empatizo con ellas, porque yo también empecé desde cero.
  • Les ayudo a potenciar su marca personal.
  • Les ofrezco ideas para ganar visibilidad online.
  • Les doy los consejos que necesitan.

Porque al final, lo más satisfactorio de mi trabajo, es cuando una clienta me manda un mensaje no solicitado, diciéndome lo agradecida que está conmigo y lo que le he ayudado a cambiar su estilo de vida.

Ese es el mejor regalo que me pueden hacer.

Ya voy terminando

Quiero contarte que tener un negocio digital, emprender, trabajar desde casa, poder conciliar y gestionar tus horarios no tiene precio.

Eso se llama libertad.

Poder dedicarte a tu pasión y convertirla en tu profesión es dejar de trabajar para empezar a disfrutar con lo que haces.

Y para poder disfrutar con tu negocio digital necesitas una cosa esencial: Una página web.

Sin web no hay negocio digital.

Ahora bien, puedes contratar webs y webs.

Yo no te voy a vender una simple web. Yo vendo algo más. Vendo negocios digitales. Y para ello vendo webs estratégicas.

Pero bueno, ¡qué tonta soy! Yo aquí hablando de vender cuando nadie quiere que le vendan.

Los empresarios de moda dicen:

– Yo no quiero vender, es el cliente el que quiere comprar.

Llámalo vender, llámalo comprar, llámalo X.

El caso es que las dos ganamos.

Yo gano tranquilidad y tú un negocio digital.

Con tu negocio digital puedes trabajar desde casa, eso ya te lo he dicho. Pero ahora imagina trabajar desde casa al lado de tu chimenea calentita, mola ¿verdad?

Pero bueno, no te quiero abrumar con tanta persuasión persuasiva.

Lo que quiero es hacerte un regalo. Por premiarte que hayas llegado hasta aquí.

Mira, la verdad es que podría regalarte muchas cosas, pero he preferido que sea una guía en la que te cuento la historia de mi amiga Lucía y cuánto está dejando de ganar por no tener una página web.

Además te mandaré emails cada semana, para que no me olvides. ¿Qué te aburro? Sin problema, darte de baja también es gratis.

Y a otra cosa mariposa.